La resiliencia frente al dolor

resiliencia

Haz tu consulta en www.self-confident.es 

El término RESILIENCIA, viene del latín resilio, que significa volver atrás de un salto, rebotar, también se llama así a la capacidad de los metales de resistir un impacto y recuperar su estructura original, y es utilizado en medicina, en osteología, para expresar la capacidad que tienen los huesos de crecer en la dirección correcta después de una fractura.

Este concepto que surge en los años 80, ha ido evolucionando a lo que entendemos en la actualidad como la capacidad que tiene el ser vivo de superar las situaciones adversas en diferentes grados y momentos que se vayan presentando a lo largo de la vida.  Aún así  esta capacidad no es igual para todos y hay personas que no hacen uso o hacen un uso diferente , por ello hay diferentes formas de reaccionar ante situaciones problemáticas.

El proceso a seguir  para ser resilientes en periodos de dolor emocional y situaciones problemáticas, sería como se muestra a continuación.

  • Darnos cuenta de lo que está pasando, darnos cuenta del dolor, y de cuál es el problema.
  • Proyectar nuestra imagen en el futuro de manera positiva, a pesar del momento problemático que estemos pasando, debemos vernos en el espejo no como estamos, sino como nos gustaría estar
  • Actuar “como si” esa imagen que hemos proyectado es una realidad. Mahatma Gandhi decía que “para llevar a cabo un cambio, lo hemos de encarnar.”

Esto significa ser consciente del poder que tenemos para poder tener éxito, para poder sentirnos bien, para tener la fuerza y energía de llevar a cabo cualquier proceso, fuerza para superar las dependencias, las inseguridades, el dolor emocional de una pérdida, etc.

Anuncios

Mujer a los 40

mujer naturaleza

Haz tu consulta en www.self-confident.es

Este post va dirigido, para Ti mujer, que te acercas a los 40 años, que empiezas asumir la llegada de arrugas, las hinchazones, la flacidez y las canas, en ese momento que entra como un miedo a la soledad y monotonía, y a dejar de ser la mujer que eras.

Deja de lado las preocupaciones por la estabilidad económica, familiar y emocional que aunque ayuda a sentirte confiada y segura, también te absorbe y no deja que disfrutes de esta etapa de tu vida, que aunque diferente por los cambios que se pueden observar no deja de ser una etapa para vivirla como  una segunda juventud con la ventaja que nos da la experiencia.

Las mujeres tenemos que aprender a liberarnos de esas cadenas que nos atan a los prejuicios y estereotipos marcados por una sociedad dónde el hombre parece que marca las pautas, por lo que no nos dejemos llevar por lo que debe ser y empecemos a marcar los tiempos de lo que debería ser:

Para ello es importante afianzar nuestra seguridad con nuestros propios actos, y aunque  las mujeres tenemos muchas herramientas aquí van algunos pasos que nos pueden ayudar:

-No intentar ocultar los rasgos de la edad con demasiado maquillaje, no es natural ocultar aunque si disimular

-Hay que salir a tomar el café solas, en una terraza, leer el periódico, mirar lo bonito que tenemos a nuestro alrededor

– Salir y tomar el aperitivo/brunch solas, pedir un pincho y hablar con el camarero sobre nuestras preferencias

– Atrevernos a salir un fin de semana a ir a otra ciudad, quedarnos en un hotel- pensión, y descubrir la ciudad, sus rincones, su gastronomía, comer solas en un sitio agradable nunca habrá sido mas exquisita la comida

-Deja que te saquen fotos desconocidos, momento para conocer gente nueva

– Sal de fiesta en algún sitio dónde no nos conozcan, como mujeres nos resultará mas fácil y todo es empezar, en estos casos el alcohol no es buena compañía así que sin sobrepasarse

– Darnos cuenta, que salimos solas, no porque no tengamos con quien salir, sino porque nos gusta disfrutar de la vida sin ataduras siendo nosotras mismas

– Somo mujeres con experiencia, con espíritu libre, por lo que  debemos actuar como tal, siendo agradables con todo aquel que quiera compartir momentos con nosotras, descubrir personas es otro placer que a veces no valoramos

En definitiva, que nada nos frene las ganas de seguir disfrutando, más allá de los 40

La Búsqueda del Equilibrio

DSC_2533

Haz tu consulta en www.self-confident.es

En la vida como en el deporte del Slackline, conseguir un punto de control y equilibrio depende de factores externos como internos.

En el deporte del Slackline, mantenerse sobre la inestabilidad de la cinta (factor externo), es cuestión de controlar nuestra concentración (factor interno) en un punto fijo en la que ningún estímulo de nuestro alrededor pueda distraernos y hacernos caer de la cinta.

Al mismo tiempo no podemos mantenernos tensos en la cinta sino que tenemos que enseñar a nuestro cuerpo a andar sobre una cuerda flexible. El equilibrio lo acabamos encontrando cuando aprendemos a movernos en un soporte inestable, adecuamos nuestros movimientos al balanceo de la cinta (factor externo).

DSC_2536

Las personas que  creemos que dominamos nuestras acciones percibimos en nuestra vida menos tensión. El control lo vamos adquiriendo cuando nos damos cuenta de la inestabilidad de las circunstancias que nos rodean, y vamos modificando nuestras acciones al devenir de las situaciones, mantener una actitud rígida y tensa nos provocará un desequilibrio que nos impedirá seguir avanzando.

Concentrarnos en un objetivo y conseguirlo dependerá de nuestra capacidad de adaptación a las circunstancias que se nos presenten, la confianza en nosotros mismos y a la perseverancia que pongamos en la búsqueda del equilibrio.

¿Puedo medir mi autoconfianza?

medir autoconfianza

Haz tu consulta en www.self-confident.es

¿Cómo saber si realmente podemos definirnos como personas seguras de nosotros mismas? es decir que confiamos en nuestras capacidades para afrontar cualquier situación independientemente del resultado que vayamos a obtener porque consideramos que poseemos con los recursos suficientes y además creemos en su eficacia.

¿Qué situaciones podemos analizar para saber cuál es nuestro nivel de autoconfianza?  Son todas aquellas situaciones a las que nos tenemos que enfrentar en el día a día de nuestra vida cotidiana y además que están dentro de la normalidad y que no son excepcionales.

– Una entrevista de trabajo

-La inscripción en un proceso selectivo (oposición, casting…)

-El hablar en público

-Relacionarse con los demás

-Empezar una relación con una persona del otro sexo

-Cambio de domicilio

-Cambio de trabajo

-Superación de dificultades físicas

-Dejar de fumar

-Bajar de peso

-Nuevos retos profesionales

-Aprender una habilidad nueva (aprender una habilidad artística (pintura, escultura, artesanía, tocar un instrumento), aprender a practicar un deporte, aprender a cocinar para otros

-Afrontar situaciones personales y sentimentales (un desengaño, una separación de pareja…)

-Afrontar situaciones difíciles con los hijos

-Dar una crítica o una queja ante una situación que consideramos injusta.

Etc. Incluye en comentarios otras situaciones en las que podemos poner a prueba nuestro nivel de autoconfianza.

Posiblemente la manera de afrontar estas situaciones es muy diferente para cada una de las personas,  porque quizás para mí sea muy fácil hablar en público sin embargo tengo dificultades para enfrentarme a una entrevista  de trabajo, y esto es así  porque las creencias que cada individuo tenga de un determinado comportamiento influye en la manera en la que la afrontemos con optimismo y esfuerzo o por el contrario con pesimismo y acabemos en abandonar nuestra meta u objetivo.

En nuestra autoconfianza o seguridad en uno mismo influye diversos factores personales, conductuales y ambientales.

COMIENZA A VALORAR TU AUTOCONFIANZA

Sí ante las siguientes afirmaciones tu respuesta es positiva puedes considerarte una persona con niveles altos de autoconfianza.

Suelo ser  inconformista  y tengo elevados niveles de aspiraciones (metas difíciles de conseguir)

Me siento atraído por situaciones difíciles, percibidas como retos y ocasiones para poner a prueba la propia capacidad y competencia

Ante un objetivo que me propongo persisto en mi esfuerzo en conseguirlo

Ante dificultades y problemas, analizo cuidadosamente la situación, fijándome a continuación en cuáles son mis puntos personales fuertes para abordarla, teniendo en cuenta los aspectos positivos de los resultados que pueda obtener.

Suelo recuperarme rápida y fácilmente de mis fracasos los cuales suelo atribuir a insuficiente esfuerzo

Ante experiencias de éxito en mis actividades, me ayudan a elevar mi autoconfianza y mantengo un estado de ánimo y actitud positiva y optimista

Si por lo contrario tus afirmaciones se identifican más con las siguientes descripciones tu nivel de autoconfianza es bajo

Soy conformista y con moderados o bajos niveles de aspiraciones

Ante los obstáculos, suelo abandonar  el esfuerzo por alcanzar el objetivo que perseguía.

Procuro evitar las situaciones que vivo como amenazantes, porque considero que no tengo recursos o capacidades para hacerles frentes.

Suelo ver las cosas de manera negativa, centrando la atención en los aspectos difíciles de la situación y en mis carencias para hacerle frente

Suelo recuperarme con dificultada y lentamente de mis fracasos los cuales los suelo atribuir  a la falta de habilidad o capacidad.

Ante dificultades me enfrento con una actitud depresiva y pesimista

El anterior test está basado en las características de las personas con un nivel alto o bajo en percepción de autoeficacia. (Adaptado de Bermúdez y Pérez-García, 2000)